jueves, 17 de mayo de 2007

Trágame tierra


Hoy fue uno de esos días terribles, en los que habría sido preferible no levantarme de la cama. Estaba esperando unos papeles para hacer un viaje y hoy me dijeron que el viaje se canceló... y claro, sentí como Amelié en la película, cuando se diluye y se convierte en agua, todo se me cayó. Otra vez sin piso. Ya sé que la vida está compuesta por momentos buenos y malos, pero a veces a uno se le acumulan tantos malos que ya no sabe dónde guardarlos.

Trágame tierra... Ahora necesito unas vacaciones en el Caribe, sin estrés y con mucha calma... O algo más fácil y más cercano, un fin de semana de rumba con los amigos... ¿se apuntan?

1 comentario:

Icaro Jr dijo...

hay momentos que todo parece juntarse... Seguro que todo mejora. Sé que en estos caso no hay mucho que solo que las tormentas no suelen durar mucho y traen grandes cambios un abrazo!