martes, 13 de noviembre de 2007

Lugares comunes...

En "El libro de los abrazos" de Galeano, él recuerda que en francés (no estoy del todo segura) al abrazo se le conoce como pequeña muerte... Ahora la comparación se me hace tan cercana...


Son las once de la noche de un martes, no cualquier martes, un martes 13, oh casualidad, y justo ayer me preguntaste si era supersticiosa, empiezo a entender que en el fondo sí.


Ahora que estoy sola en mi casa, empiezo a tener la mente despejada, imagino que tú también, y el mejor desahogo es el blog, que en parte, como también te había dicho, es desnudarse un poco frente al resto, claro, suponiendo que es un desnudismo anónimo, lo cual en mi caso no es del todo cierto...

Te dije también algún rato, en esas charlas telefónicas, que para mí hablar en este espacio significó un reto, porque durante mucho tiempo me encerré y dejé de decir lo que quería, para decir lo que otros querían escuchar o para no decir nada, ahora sigo guardando silencio en público, pero tengo a Lilit para escapar o para enfrentar... depende de cómo lo vea, como todo.


Pienso en la charla de hoy, y claro, se me vienen a la mente las letras de Sabina, así que en el fondo creo que es una forma de preparme para la catarsis del sábado en el concierto, y también para los 29.

A lo mejor también me sirven para despedirme de esta experiencia corta e intensa que decidimos darnos.

La conclusión: no quiero encerrarme en una vitrina para evitar el polvo o la caída.

No me importa cometer errores, los que sean, no me importa saberme necia, impertinente, contradictoria.

No quiero medias tintas, esa es una de las pocas certezas, me gustan los colores, pero creo que, en el fondo, soy de las de blanco o negro, aveces los matices no dicen nada.

Si decido lanzarme, me lanzo por mi cuenta, si decido levantarme, me levanto cuando me siento lista, segura, preparada para otra posible caída.

Me niego a recibir mitades, partes incompletas, esa es la historia de mis amores, siempre me niego a la media, quiero más y por eso estoy siempre dispuesta a dar más.

Di un paso importante durante estas semanas, me di cuenta de que puedo confiar, de que me cuesta abrirme a una posible relación, pero finalmente, cuando valoro los pro y los contra, y siento, en el fondo, que aunque sea efímero, valdrá la pena, me decido a saltar, a veces incluso sin cerrar los ojos.

La canción cuyo nombre no recordaba la estoy escuchando ahora (19 días y 500 noches), la recordé por la típica frase, ya lugar común en mi vida y mi blog: "lo nuestro duró, lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks."

¿La habías oído? Eschúchala...

Esa y otra, que se llama "Pastillas para no soñar"...


Y eso... definitivamente es más fácil la soltería, pero también puede ser monótona, solitaria y estable, lo cual no debería ser tan contradictorio como es.


Te dije hoy, casi al final de la noche, que no me hablaras como a una niña, no sé si me entendiste, en el fondo lo que quise decir es que no quiero que intentes protegerme, aprendí a hacerlo sola hace rato.

Me gusta que te sientas responsable, que busques ser "equilibrado", si eso realmente es posible en un ser humano, pero mientras buscas tu centro, no quieras que yo quiera lo mismo que tú, no pidas que entienda posiciones que ni para ti están claras, no te disculpes, no puedo entener disculpas, si las das por intentar encontrarte.

Me gustaste, te gusté, nos acercamos, y casi funciona, y justamente lo que nos acercó nos aleja, el casi, ese casi que tanto detesto.

Y nunca me gustaron las despedidas, a nadie, supongo, así que no me despedí, no como tú esperabas... No salí de mi depar, no fui hasta el ascensor, aunque sé que tú sabes que moría de ganas, así como moría de ganas de que respondieras sí a las tres preguntas que no te hice.


En una cosa casi te doy toda la razón (otra vez aparece el casi)... En un momento también llegué a pensar que si debíamos despedirnos, este era el mejor momento... el antes de..., digo que "casi" te di la razón, porque acabamos de perdernos la oportunidad de saber "¿Qué habría pasado si...?", por eso, para la próxima elegiré odiarme por el mal paso, y no quedarme con la duda, con la pregunta sin respuesta...


Y viene a mi mente otra canción lugar común, esta vez, una de Silvio, "La cobardía es asunto de los hombres no de los amantes, los amores cobardes no llegan a amores ni historias, se quedán detrás, ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar", a lo mejor inventé partes de la letra, pero de ese modo viene a mi memoria en este momento.


Odio cerrar capítulos, prefiero abrirlos, así que asumiré que nos turnamos, en esta historia yo abrí, y tú cierras...


...quedan esas canciones de hace tres semanas, las que escuchamos, las de las letras que te envié, las que te dejo hoy...



2 comentarios:

Darth Croxus dijo...

En muchas cosas coincido contigo. El blog es un espacio donde nos desnudamos. Somos heroes, somos dioses, creamos, nos entendemos a nuestro modo.

Despedirse de alguien sea de frente o simbolicamente no borra todo lo vivido y sentido solo un fragmento pues la cicatriz quedará por un buen tiempo.

Lilith, es un lindo nombre. Hasta donde yo sé ella fue la primera mujer hecha del mismo barro con que el gran morboso hizo a Adán, ella fue quien se rebeló contra el hombre y contra dios. Una de las primeros caídos del Edén q se unio a Lucifer.

Un gusto el haber visitado tu pagina.

Atte

Croxus.

OZNES dijo...

yo escribi sobre lilit, mira:
http://oznes.blogspot.com/2006/05/silvina-ocampo-y-la-literatura.html