sábado, 26 de enero de 2008

cursiiiiiiiiiiiiiiii

Escuchando ahora a Silvio me acuerdo de los 15, de la E., de las tardes largas luego del colegio, de un montón de descubrimientos adolescentes, de las ganas de enamorarme y descubrir por qué había tantas canciones que hablaban sobre el tema, y ahora escuchando un par de canciones me sentí transportada hacia allí... hace más de diez años... cuando todo, todo era diferente...


Se demora
Silvio Rodríguez

Me devora esta situación
me deplora tanta incomprensión
me acalora cada imposición
violenta
que posterga siempre mi ilusión
sedienta
No hay idioma para la verdad
no hay aroma como la amistad
Qué paloma sobre mi ciudad
planea
y se asoma para que mi edad
la crea
Se demora el trillo que va al cielo
se demora el día de mi vuelo
y yo me impaciento
y me sueño al viento
Se demora el pájaro cantor
se demora el verdadero amor
se demorase demora
pero no olvidaré que hay aurora.
Me devora me deplora
me acalora
se demora
mas hay aurora
mas hay.

Si seco un llanto

Un día, junto al mar,
la más triste canción
oyó llorar a un alma su dolor,
y a por el alma fue
vibrando la tonada,
conmovida y gentil,
maravillada.
¿Qué pena lloras tú
-le dijo la canción-
que me has trocado en gracia el corazón?
¿De qué me sirve a mí
-le respondió un sollozo-
la virtud, si no tengo un canto hermoso?
Sospecho que hoy empiezo a ser canción.
Y tengo la impresión
de que seré tu sol
si logro ser tu canto.
Sospecho que hoy empiezo a ser canción,
si seco un llanto.
Un día, junto al mar,
un alma halló su voz
y una tonada hallaba su razón.
Fue el día en que nació
la verdad hechizada:
la melodía y el alma enamoradas.
El alma con canción
iluminó su hogar,
y la canción con alma echó a volar.
Desde entonces las dos
vivieron más despacio,
a pesar de su tiempo y de su espacio.
Sospecho que hoy empiezo a ser canción.
Y tengo la impresión
de que seré tu sol
si logro ser tu canto.
Sospecho que hoy empiezo a ser canción,
si seco un llanto.

2 comentarios:

Erika dijo...

Silvio, tambien me recuerda muchas cosas, yo lo descubri bastante mas grande, cuando iva a la facultad y unos chicos de Peru hacen lo que denominan Silvio a la Carta, alli, lo descubri y me fui enamorando de cada una de sus letras y sus sentimientos.

Olivia dijo...

Pues a mi Silvio nunca me ha parecido cursi ni depresivo, a mí me encanta mucho mucho