martes, 4 de marzo de 2008

novedades

pues sí, el silencio se dio porque he estado muy ocupada empacando y desempacando, tomando decisiones importantes y viendo a los amigos recién llegados y a algunos que había dejado olvidados.
El finde pasado me mudé, otra vez. Estoy molida, tengo sueño atrasado y un montón de cosas, ropa, libros, papeles para botar, arreglar, regalar y acomodar.
La cosa es que en la U. no me arreglaron lo del sueldo tal como me habían ofrecido en diciembre, y por falta de presupuesto volví a la casa materna, lo cual no es tan terrible como suena, porque tengo un cuarto, a mi madre, al gato, y a mi vecina, que casualmente volvió hace poco de viaje. Además, casualmente uno de mis mejores amigos regresó de vacaciones y vive cerca de la casa de mi ma, así que todo bien por el momento.
Me había acoplado muy bien a la vida de soltera viviendo sola, me gustaba mucho mucho mi depar, mi orden, mi decoración, pero... el costo era muy alto, y las épocas no están pues muy buenas para tanto gasto, así que por suerte mi ma me recibió y me mima como si hubiera vuelto de un largo viaje...

El gato está feliz, juro que se le ve la sonrisa... y bueno, además de la soledad que me gusta tanto en ciertos momentos, mis rutinas no cambiarán demasiado. Vuelvo al silencio compartido, a los cariños maternos, a los pelos de gato en la ropa...

3 comentarios:

JK Salmon dijo...

Beautiful website!

Olivia dijo...

Mi querida, pues sí, así es la vida, la verdad te admiro mucho por haber tomado esa decisiòn. Claro que te extraño taaaaaaaaaaaaaato, pero en fin. Te mando un abrazo

Erika dijo...

ya te hechaba de menos, gracias por las novedades.. y nada, dsifruta del silencio compartido que hace bien, mietras puedas aprovecha. Un abrazo enorme Exitos